WhatsApp y prueba en Juicio

Juan recibe un mensaje de whatsApp en el que un superior suyo le insulta gravemente y le indica que le va a despedir “porque no le gusta”. Finalmente, Juan es despedido y pretende utilizar el mensaje de whatsApp en su demanda de impugnación del despido.

El uso cada vez más extendido de la aplicación WhatsApp no podía permanecer ajeno al mundo del derecho, y el caso de Juan es un ejemplo de ello.

El Tribunal Supremo dictó en 2015 una sentencia en materia penal en la que abordaba el valor como prueba de los mensajes de WhatsApp. El argumento esencial de la sentencia era que las comunicaciones de WhatsApp requerían la práctica de una prueba pericial que identificase el origen de la comunicación, la identidad de los intervinientes y la integridad del contenido. Por tanto, una mera impresión de pantalla (un “pantallazo”) de los mensajes no era suficiente a efectos de prueba.

Hay que tener en cuenta que en materia penal el principio de presunción de inocencia es una de las bases del sistema jurídico, por lo que en caso de que la otra parte no admita la realidad de la conversación e impugne la prueba, sólo una pericial podrá asegurar la realidad y no manipulación del contenido.

En el caso de Juan, no estaríamos en un procedimiento penal sino en un procedimiento laboral de impugnación de despido. En los últimos años se han dictado diversas sentencias en el orden social que tratan este tipo de asuntos, de las que podemos extraer algunas ideas generales:

  • Puede aportarse un pantallazo de la conversación de WhatsApp, pero el valor probatorio dependerá de si este documento no se impugna o se admite expresamente por la otra parte.
  • Si la otra parte lo impugna, el mero pantallazo puede no ser suficiente y requerirse una prueba pericial o la exhibición del móvil al Tribunal.
  • La exhibición del móvil al procedimiento para que se constate el contenido del mismo, o la elaboración de un acta notarial que de fe del contenido de los mensajes parecen formas más seguras de aportación de prueba que el mero “pantallazo”.

En RIU & SIMANS Abogados recomendamos que en caso de que consideres que una conversación de WhatsApp puede ser relevante en un procedimiento judicial, no hagas un pantallazo y borres la conversación: guarda la conversación íntegra en el soporte original a fin de que ésta pueda ser aportada en un Juicio.

.

Si tienes alguna duda o consulta, puedes ponerte en contacto con RIU & SIMANS Abogados en el teléfono 93.517.45.43 a enviando un correo electrónico a info@riusimans.com. Estamos en Sant Andreu, Barcelona. 

www.riusimans.com

Investigado en Juicio por delito leve (Lo obvio no lo es tanto, 8ª entrega)

Es jueves y Juan recibe una citación como investigado para acudir a un Juicio por delito leve el lunes. Su primera impresión es “qué poco tiempo tengo”, pero es lo habitual en este tipo de procedimientos. Su citación indica que no es obligatorio acudir con Abogado, pero no sabe lo que se encontrará en el Juicio, si habrá testigos, qué y quién le preguntará y, en general, muchas dudas más de las cuales no tiene respuesta.

¿Qué le puede suceder? ¿Qué se encontrará Juan en el Juicio? ¿Cómo funciona y quién estará? ¿Debe acudir a un Abogado?

foto cp

Una de las principales novedades de la reforma del Código Penal del año 2015 fue la eliminación de las faltas. Desde entonces, las antiguas faltas han pasado a ser hechos susceptibles de sanción administrativa o bien delitos leves, como en el caso de Juan. Como los delitos leves no son tan graves como el resto de delitos, no conllevan pena de prisión, pero existen otras penas tales como multas, privación de conducir vehículos, inhabilitaciones de oficios, localización, alejamiento, trabajos en beneficio de la comunidad, etcétera. Son ejemplos de delitos leves las amenazas y coacciones leves, las lesiones leves, determinados hurtos, estafas, apropiaciones indebidas y defraudaciones de agua/luz/gas/telecomunicaciones y el uso de moneda falsa,entre otros. 

Del mismo modo, hay que tener en cuenta que una condena por delito leve genera antecedentes penales, cosa que no sucedía con las condenas por faltas. Si quieres saber más sobre los antecedentes penales puedes clicar aquí y ver nuestra entrada al respecto. 

.

Un juicio leve se inicia tras la denuncia o querella del perjudicado o víctima, o bien tras un atestado policial. El tiempo entre la citación y el Juicio es tan breve como decíamos en la introducción de este post porque en este procedimiento no hay instrucción, sino que directamente se realiza el Juicio.

El Juzgado se encarga de enviar una citación a Juicio, en calidad de investigado al denunciado / querellado (Juan), así como una citación al denunciante / querellante y al Ministerio Fiscal. También, si hay testigos, se cita a éstos.

En el Juicio estará el Juez, el Ministerio Fiscal, la parte denunciante / querellante (con su Abogado) y Juan (con su Abogado). En la sesión se propondrán las pruebas, tanto documentales, como testificales y habrá un momento final para las conclusiones jurídicas de cada parte. Hemos indicado “con su Abogado” entre paréntesis ya que no en todos los Juicios por delitos leves es obligatoria la intervención de Abogado, pero aun así es altamente recomendado acudir asistido de éste ya que Juan por varias razones podría encontrarse inmerso en un procedimiento en el que no sabría cómo actuar:

– La otra parte puede llegar el día del Juicio con Abogado, sin aviso previo. Evidentemente, ello es un prejuicio para la parte que va sin asistencia letrada.

– En su interrogatorio como investigado, Juan no tendría una línea de contestación adecuada, pudiendo ello hacer que por los nervios se contradijese. Más allá de tener la razón, es importante hacerla valer adecuadamente.

– Si en su interrogatorio alguna de las partes formulase preguntas incompletas o impertinentes, no tendría a un Abogado que protestase.

– Probablemente no sabría proponer en el momento adecuado sus pruebas: tales como documental o testigos. En un Juicio, si se te pasa el momento procesal oportuno, ya no es posible volver atrás

– En los interrogatorios de los testigos, sería difícil que una persona que no se dedica al mundo del derecho pudiese establecer una línea interrogatoria adecuada; más aún, si la otra parte sí va asistida de abogado.

Por todo lo anterior, ante una citación para Juicio de delito leve, es recomendable la asistencia de Letrado tanto para el denunciante / querellante, como para el denunciado a fin de garantizar una óptima acusación o defensa. 

.

Si tienes alguna duda o consulta, puedes ponerte en contacto con RIU & SIMANS Abogados en el teléfono 93.517.45.43 a enviando un correo electrónico a info@riusimans.com. Estamos en Sant Andreu, Barcelona. 

www.riusimans.com

Testigo que miente en un juicio

Juan tiene un amigo llamado Pedro.  Pedro, hace unos meses, tuvo un accidente de moto con otro coche; su moto quedó destrozada pero fue su culpa. Como sabía que iba a perder el pleito, Pedro le pidió a su amigo Juan un favor: ir como testigo al Juicio, decir que presenció el accidente y que la culpa fue del conductor del vehículo. Juan aceptó, declaró faltando a la verdad y su amigo Pedro ganó el Juicio.

Meses más tarde, Juan ha recibido una citación en calidad de investigado (la anterior figura de “imputado”): la citación indica que es en base a un presunto delito de “falso testimonio”.

¿Qué puede sucederle a Juan? ¿Puede tener un problema por haber mentido en un Juicio?

FullSizeRender (9)

Si bien es cierto que, en virtud del derecho de defensa, a los investigados o acusados se les permite no decir la verdad, los testigos no pueden mentir; ello está regulado en el Código Penal y es un delito: el delito de falso testimonio. Con anterioridad a cualquier declaración testifical, su Señoría hace las advertencias generales de la Ley entre las cuales se encuentra la advertencia de prohibición de mentir al ser susceptible de delito.

En el caso que hemos planteado, Juan – que era testigo – mintió. Para que su conducta se considerase delictiva, su mentira tiene que ser dolosa, es decir, con voluntad de mentir.

La Ley prevé distintas penas para el delito de falso testimonio según el procedimiento en que se haya faltado a la verdad: no conlleva la misma pena mentir en un procedimiento penal que, por ejemplo, en uno civil. Como en el presente caso, Juan fingió en un Juicio penal, en el post nos basaremos en ese supuesto.

Las penas no son bajas y a Juan podrían condenarle a una pena de prisión comprendida entre uno y tres años y, además, a una multa de entre 6 y 12 meses.

En un supuesto similiar estaríamos si Juan, por ejemplo, hubiese sido realmente testigo del accidente y no hubiese faltado totalmente a la verdad pero hubiese matizado u alterado sus respuestas para favorecer a su amigo, hubiese sido inexacto o bien hubiese silenciado hechos o datos relevantes por él conocidos. En este caso, también podría ser condenado por un delito de falso testimonio aunque con una pena más reducida: tan sólo de multa, de 6 a 12 meses y, en su caso, suspensión de empleo o cargo público, profesión u oficio de 6 meses a 3 años.

Por su parte, Pedro también tendrá responsabilidad por la conducta de Juan: lógicamente, el Código Penal también prevé la figura de la persona que presenta a sabiendas testigos falsos. La pena que recaerá sobre Pedro será la misma que a la que se condene a Juan.

Desde nuestra experiencia, hemos podido comprobar que gracias a los avances tecnológicos (móviles o tablets que hacen fotografías, vídeos y audios) el delito de falso testimonio es más fácil de demostrar: actualmente es más sencillo recabar pruebas que demuestren que un testigo ha mentido. Por ejemplo, en el caso de Juan, un peatón o un acompañante del conductor del vehículo podría haber grabado el accidente ocurrido, o bien podría haber una cámara de seguridad en una tienda o banco cercano al lugar del accidente que hubiese filmado la situación.

Si estás en una situación similar o tienes alguna duda, puedes contactar con RIUSIMANS Abogados. Barcelona.

Tras la declaración como investigado (Lo obvio no lo es tanto, 2ª entrega)

Hace unas semanas, en nuestra primera entrega sobre “lo obvio no lo es tanto”, hablamos de cuando se personaron los Mossos d’Esquadra en casa de Juan y le entregaron una citación para acudir a declarar en calidad investigado. Podéis volver a ver la entrada en el siguiente link Declaración como investigado (Lo obvio no lo es tanto, 1ª entrega)

foto 4

Juan ya ha declarado como investigado. Sabe que nosotros, como sus letrados, hemos acudido a distintas declaraciones de testigos y que, además, se han practicado varias Diligencias de Investigación1 en su procedimiento.

¿Qué sucede tras la declaración de Juan como investigado? ¿Irá Juan a Juicio?

Una vez practicadas todas las Diligencias de Investigación oportunas, el Juez de Instrucción dictará Auto2 en el que conste una de las siguientes resoluciones:

  1. Sobreseimiento3. Si el Juez de Instrucción estima que los hechos no constituyen infracción penal o bien que no ha quedado acreditada la relación de Juan en los hechos, dictará Auto de Sobreseimiento. De este modo, se pondrá fin al procedimiento penal (sobreseimiento libre) o se suspenderá (sobreseimiento provisional).
  2. Transformación de Diligencias Previas en Procedimiento Abreviado. Se dictará Auto en esta línea si el Juez de Instrucción estima que de las Diligencias practicadas se desprenden indicios de criminalidad sobre Juan y, por tanto, el procedimiento continuará.
  3. Inhibición del procedimiento al Juzgado que corresponda. Si el Juez estima que los hechos no son perseguibles por parte de su Juzgado, inhibirá los hechos a favor del órgano correspondiente (por ejemplo, si Juan fuese menor de edad, se daría traslado de lo actuado a la Fiscalía de Menores para que iniciase los trámites según la Ley de Responsabilidad Penal del Menor).

Lógicamente, lo más favorable para Juan sería que el Juez de Instrucción dictase sobreseimiento. No obstante, si decide dictar Auto resolviendo una de las dos últimas opciones indicadas, el procedimiento contra Juan continuará.

Como en la primera entrada de “lo obvio no lo es tanto” basamos el caso de Juan en un Procedimiento Abreviado, nos centraremos en la opción número 2.  Por tanto, si el Juez de Instrucción dicta Auto de transformación de Diligencias Previas en Procedimiento Abreviado, significa que éste considera que hay indicios de criminalidad contra Juan y que, por tanto, considera viable una acusación contra él. Una vez dictado este Auto, se le dará traslado al Ministerio Fiscal y a las acusaciones personadas en el procedimiento para que soliciten una de las siguientes opciones:

  • Sobreseimiento de la causa.
  • Apertura de Juicio oral, formulando escrito de acusación contra Juan.
  • Práctica de Diligencias complementarias (de forma excepcional).

Por tanto, en el peor de los casos, el Ministerio Fiscal, o bien alguna de las acusaciones personadas, solicitará la apertura del Juicio Oral contra Juan y presentará escrito de acusación. En este caso, lo más habitual sería que el Juez de Instrucción acordara la apertura del Juicio Oral y, por tanto, Juan pasaría de ser “investigado” en el procedimiento a ser “acusado” (a la espera de Juicio).

Si tienes alguna duda, puedes contactar con RIUSIMANS Abogados. Barcelona


1 Son Diligencias de Investigación las actuaciones encaminadas a preparar el Juicio. Se practican para averiguar y hacer constar la perpetración de los delitos con todas las circunstancias que puedan influir en su calificación, y la culpabilidad de los posibles responsables.

Entre otras, son Diligencias de Investigación la inspección ocular, el cuerpo del delito, las declaraciones de los investigados, las declaraciones de los testigos y los informes periciales.

2 Un Auto es un tipo de Resolución judicial.

3 El sobreseimiento puede ser de dos tipos: sobreseimiento libre y sobreseimiento provisional.

Será sobreseimiento libre cuando:

  • No existan indicios racionales de haberse perpetrado el hecho que hubiere dado motivo a la formación de la causa.
  • El hecho no sea constitutivo de delito.
  • Aparezcan exentos de responsabilidad criminal los procesados como autores, cómplices o encubridores.

Será sobreseimiento provisional cuando:

  • No resulte debidamente justificada la perpetración del delito que haya dado motivo a la formación de la causa.
  • Resulte del sumario haberse cometido un delito y no haya motivos suficientes para acusar a determinada/s persona/s como autores, cómplices o encubridores.


Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con RIU & SIMANS, Abogados en Sant Andreu, Barcelona. 

www.riusimans.com

Declaración como investigado (Lo obvio no lo es tanto, 1ª entrega)

¡Bienvenidos a la primera entrada de nuestro Blog! Puedes ver una pequeña introducción sobre nosotros en el apartado “quiénes somos”.

Empezamos este nuevo camino con el primer post de las entregas “lo obvio no lo es tanto”. En el apartado “sobre el blog” te explicamos de qué se trata.  

foto 1

A Juan le han picado al timbre los Mossos d’Esquadra y le han entregado una citación. Inmediatamente nos llama y nos dice que necesita nuestros servicios ya que le han citado para ir a declarar a Juicio la semana que viene y se le indica que asista acompañado de letrado. Al preguntarle el Juzgado del que se trata, nos comenta que la citación indica el Juzgado de Instrucción.

¿Juan tiene un Juicio? ¿Por qué tiene que ir al Juzgado? ¿Qué implicaciones tiene la citación recibida?

En el supuesto planteado, Juan no tiene que comparecer en un Juicio. El documento que ha recibido es una citación como investigado1 y tiene que ir al Juzgado a una declaración penal.

Es muy común la confusión entre la asistencia a Juicio con la asistencia a declaraciones penales. La gran diferencia es la fase procesal en la que nos encontramos en una y otra situación y, consecuentemente, lo que cada fase conlleva.

A grandes rasgos, un procedimiento penal (procedimiento abreviado2) tiene tres fases: la fase de instrucción, la fase intermedia y la fase de enjuiciamiento.

  • La fase de Instrucción se lleva a cabo por parte de los Juzgados de Instrucción y su finalidad es averiguar el hecho delictivo, así como sus circunstancias. Para ello, el Juzgado lleva a cabo distintas Diligencias de Investigación; una de ellas es la citación o citaciones de investigados y sus correspondientes declaraciones.
  • La fase Intermedia es la fase en la que se prepara el Juicio Oral. Esta fase también se desarrolla en el Juzgado de Instrucción.
  • La fase de Enjuiciamiento se lleva a cabo en los Juzgados de lo Penal o en la Audiencia Provincial y consiste en la celebración del Juicio Oral y su posterior Sentencia.

 

El documento que ha recibido Juan es una citación penal en calidad de investigado. Dicha citación, como mínimo, identifica a la persona citada, el Juzgado concreto donde ha de comparecer, el día y hora y los derechos que tiene como investigado.

Las declaraciones de investigado tienen la finalidad de aclarar los hechos y la relación de la persona investigada con éstos. Es decir, no se trata de juzgar a nadie, sino de investigar lo sucedido. 

La declaración es un interrogatorio, en el que pueden preguntar todas las partes personadas en el procedimiento y, en último lugar, su defensa.

Por tanto, es muy importante preparar bien la declaración con el letrado. Desde nuestro punto de vista, las declaraciones siempre deben prepararse con el tiempo suficiente para recopilar todos los aspectos y/o documentación que tenga que ver con el asunto para ya, desde un primer momento, examinar las posibles vías de defensa.

Además, es preciso indicar que una vez declare Juan, la declaración se podrá repetir cuantas veces se considere necesario por parte del Juez instructor, del Fiscal, de los demás acusadores o del mismo Juan (o su defensa).

En otra entrega de “lo obvio no lo es tanto” hablaremos de los pasos del procedimiento tras la declaración de investigado y, por tanto, de las opciones ante las que se puede encontrar Juan tras su declaración en fase de Instrucción.  

Si tienes alguna duda, puedes contactar con RIUSIMANS Abogados. Barcelona


Tras la última reforma del Código Penal, que entró en vigor el 1 de julio de 2015, el término “investigado” sustituye al de “imputado”.

El ordenamiento jurídico español tiene distintos procedimientos penales. Uno de ellos, el más común, es el procedimiento abreviado. Mediante este procedimiento se juzgan los delitos que pueden ser castigados con penas de privación de libertad que no superen los 9 años, así como con penas de distinta naturaleza, independientemente de su duración.