“Denuncia falsa” de robo de móvil

Al salir a mediodía del trabajo, Juan fue a comer a un Bar. Cuando volvió a su puesto, se percató de que se había olvidado el móvil encima de la mesa del establecimiento: volvió pero ya no estaba y en el Bar no sabían nada.

Como tiene un seguro con cobertura ante robos de teléfono, pensó ir a la Comisaría a interponer una denuncia.

Un mes más tarde recibe una citación como investigado en la que se le acusa como autor de un delito de “simulación de delito”. ¿En qué consiste? ¿Qué puede pasarle a Juan?

 blog

En relación a los teléfonos móviles, la mayoría de aseguradoras tan sólo cubren los dispositivos por “robo” y no por una pérdida o hurto. Por ello, la actuación de Juan no es un caso aislado.

En el caso de Juan, él presentó la pertinente denuncia ante la Comisaría y, como protocolo habitual, los Agentes le solicitaron el máximo de detalles sobre el suceso. Como realmente Juan no fue víctima de un robo, se tuvo que inventar la situación. Lógicamente, una vez interpuesta una denuncia, se realizan las pertinentes diligencias policiales y, en ese momento, la policía empezó a ver incongruencias: por ejemplo, en ocasiones, cuando los Agentes acuden al lugar donde presuntamente se cometió el robo, detectan en la zona cámaras de videovigilancia (de entidades bancarias, de comercios, etc.) y revisan la franja horaria del suceso; de este modo, resulta bastante sencillo confirmar la falsedad de la denuncia.

En otras ocasiones, es en el mismo momento de la denuncia cuando los Agentes constatan incongruencias en la definición de los hechos por parte del denunciante. Normalmente, cuando esto sucede se acaba interrogando a la persona y, o bien se contradice más aún, o bien acaba reconocimiento que ha cometido un error inventándose unos hechos.

En ambos supuestos – tanto si se descubre la falsedad cuando se están realizando las diligencias de investigación, como si se descubre en el mismo momento de la denuncia – la persona (en este caso, Juan) acaba recibiendo una citación en calidad de investigado (la antigua figura del ‘imputado’).

 

El Código Penal tipifica la simulación de delito. El tipo penal establece que el que interponga o simule ser víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente (en este caso, Juan simula haber sido víctima de un robo de un teléfono móvil) será castigado con una multa de 6 a 12 meses; tales multas se tasan en Euros por día; exactamente de los 3 a los 10 Euros diarios. Por tanto, aunque condenasen a Juan con la multa mínima de 3 Euros al día durante 6 meses, tendría que abonar 540 Euros.

Hay que tener en cuenta que, en términos coloquiales, se suele hablar en estos casos de “denuncia falsa” pero lo cierto es que “denuncia falsa” es otro delito (del mismo carácter, pero otro distinto) en el cual en principio, además de lo anterior, se identifica a un autor. Las penas para este tipo delictivo son mucho más altas e incluso contemplan pena de prisión.

Si quieres saber que tendría que hacer Juan cuando reciba una citación como investigado puedes hacer click aquí.

Si tienes alguna duda o consulta, puedes ponerte en contacto con RIU & SIMANS, Abogados. En Sant Andreu, Barcelona. 93.517.45.43

 

Diferencias entre robo y hurto (Lo obvio no lo es tanto, 5ª entrega)

Comúnmente, se utiliza el término “robo” para referirse al hecho de apoderarse de una cosa de otra persona sin su consentimiento. No obstante, nuestro ordenamiento jurídico distingue entre dos figuras para una situación así: el hurto y el robo.

FullSizeRender (10)

Se trata de un hurto cuando una cosa mueble ajena se toma con ánimo de lucro sin la voluntad de su dueño. En dicha sustracción no interviene ni la fuerza, ni la violencia y, por tanto, el único hecho tipificado es el mero apoderamiento de una cosa ajena, con ánimo de lucro y sin consentimiento de su dueño.

A su vez, dentro del concepto de hurto, podemos dividir la conducta en delito de hurto y en delito leve de hurto, según el importe económico de la cosa sustraída: si supera o no la cuantía de 400 Euros.

Con anterioridad al 1 de julio de 2015 (día en que entró en vigor la última reforma del Código Penal), si estábamos ante un hurto y la cosa sustraída superaba los 400 Euros, se trataba de delito de hurto; y, por el contrario, si la cuantía era inferior, se trataba de una falta de hurto. Tras la reforma, como se han eliminado las faltas de nuestro ordenamiento jurídico, lo que sucede es que cuando el valor de la cosa extraída es inferior a 400 Euros, la acción se tipifica como un delito leve, cuya pena es de multa (de uno a tres meses)1.

Por su parte, si se trata de un delito de hurto (cosa de más de 400 Euros) la pena puede ser distinta según la cosa sustraída y puede incluso ser de hasta tres años de prisión.

Por su lado, el término robo hace referencia a la conducta de tomar con ánimo de lucro una cosa mueble ajena sin la voluntad de su dueño pero, además, requiere que para ello se utilice:

– Fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde se encuentre la cosa sustraída

– Violencia o intimidación sobre las personas: dicha violencia o intimidación puede ser tanto en el momento de cometer el delito, como para proteger su huida, como sobre terceras personas que acudan a auxiliar a la víctima o que persigan al autor.

Evidentemente, las penas del delito de robo son superiores a las del delito de hurto y son distintas según las características de la acción (por ejemplo, la pena varía según si se han utilizado llaves falsas para cometer el delito, si se han usado armas, si se ha cometido en una casa habitada o deshabitada, etcétera).

Finalmente, vamos a ver unos simples ejemplos para diferenciar si se trata de delito de hurto, delito leve de hurto o bien delito de robo:

Juan tiene el móvil encima de la mesa en una cafetería y X se lo sustrae sin que él se de cuenta.

En este caso, estaremos ante un delito leve de hurto ya que el acto se ha realizado sin necesidad de utilizar la fuerza, la violencia o la intimidación y el importe de la cosa sustraída es inferior a 400 Euros.

Juan tiene el móvil encima de la mesa en una cafetería y X se lo sustrae sin que él se de cuenta pero el teléfono tiene un importe superior a 400 Euros.

En este caso, estaremos ante un delito de hurto dado que el acto se ha realizado sin necesidad de utilizar la fuerza, la violencia o la intimidación y el importe de la cosa sustraída es superior a 400 Euros.

X empuja a Juan y le sustrae el móvil que tiene en su mano.

En este caso, estaremos ante un robo ya que se ha utilizado violencia para sustraerle el móvil a Juan.

Juan se ha dejado el móvil dentro del coche y X rompe un cristal para acceder al interior del vehículo y sustraer el teléfono.

En este caso, también estaremos ante un robo ya que X ha utilizado la fuerza contra el cristal del coche.

Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con RIUSIMANS Abogados. Barcelona.


1 Siempre y cuando no concurra ninguna de las circunstancias del artículo 235 del Código Penal.