Me quiero separar ¿por dónde empiezo?

Juan Y María tienen dos hijos pequeños y un piso en común grabado con hipoteca. Ambos se plantean la separación, pero no saben por dónde empezar. Todos sus familiares y amigos les aconsejan y eso aún les confunde más. ¿Qué deberían tener claro? ¿Cuáles serían los primeros pasos a realizar?

abogado blgg

Si estás en un momento como el de Juan y María seguramente te sonará lo que a ellos les sucede: todos tus amigos y familiares te aconsejan sin cesar.

“A un amigo le pasó X”

“Mi amigo hizo X”

“Mi amiga se quedó con el piso”

“Mi amiga se fue de casa y salió perjudicada”

Lo primero que tienes que hacer es plantearte ciertas cuestiones y ponerte en contacto con un Abogado de Familia. Esta rama del Derecho es la clásica en la que siempre hay gente que te va a recomendar, pero hay que tener en cuenta que no existe un caso idéntico a otro: cada familia tiene sus características y, por tanto, nadie te va a aconsejar mejor que un especialista de la materia.

¿Qué cosas debo pensar?

  • ¿Quiero separarme o divorciarme?
  • ¿Estoy dispuesto a llegar a un acuerdo? ¿Y la otra parte?
  • ¿Quién se va a hacer cargo de la custodia? ¿Estamos de acuerdo los dos? ¿Qué gastos habituales tienen nuestros hijos?
  • ¿Qué pasa con nuestra vivienda? ¿Tenemos alguna idea?
  • ¿Alguno de los dos tiene derecho a percibir una pensión compensatoria?

Una vez nos planteamos estas preguntas, nuestro abogado nos asesorará con lo más conveniente para nuestra familia y sabrá si hay posibilidad de tramitar un procedimiento de mutuo acuerdo o bien tendremos que acudir a un procedimiento contencioso.

Y, ¿qué debo tener para poder empezar un procedimiento?

Una vez tengamos la decisión tomada, tendremos que recopilar información personal y económica.

En cuanto a la información personal, tendremos que tener el certificado literal de matrimonio, el certificado literal de nacimiento de los hijos y los certificados de empadronamiento, entre otros.

Por lo que respecta a la información económica, sería interesante recopilar los gastos de los menores (colegios, actividades extra escolares, mutuas sanitarias, …), los gastos ordinarios de la vivienda (hipoteca o alquiler, suministros, cuotas), los sueldos de ambas partes, los extractos de las cuentas bancarias, etcétera.

En conclusión, si quieres que tu procedimiento salga lo mejor posible para ti y para tus hijos, debes asesorarte con un Abogado antes de dar cualquier paso: cualquier decisión mal tomada puede perjudicarte en un procedimiento futuro.

Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con RIU & SIMANS Abogados en el teléfono 93.517.45.43 o enviando un correo electrónico a info@riusimans.com. Estamos en Sant Andreu, Barcelona.

http://www.riusimans.com

Creo que me quiero separar / divorciar

Juan tiene una crisis matrimonial; el matrimonio lleva varios años casados, tienen dos hijos menores de edad en común y un patrimonio consistente en un piso y un coche.  

Le asusta la idea de lo desconocido: si será un trámite muy largo, cómo se organizarán con los niños, qué sucederá con el domicilio conyugal, … y muchas otras preguntas. Tiene varios amigos que han pasado por una situación similar pero le han explicado versiones distintas: unos están separados y otros divorciados.

Lo primero que necesita Juan es tener unas nociones básicas de las opciones existentes. ¿Qué diferencias hay entre separación y divorcio? ¿Hay distintos procedimientos?

foto separación divorcio

Ante una ruptura matrimonial hay dos opciones básicas: la separación y el divorcio1.

La diferencia fundamental entre ambas figuras jurídicas es la disolución del vínculo matrimonial. En el caso de la separación, aunque ello suponga la ruptura de la convivencia conyugal, el vínculo matrimonial permanecerá en vigor hasta que no suceda una de las causas que lo disuelven: el divorcio, la muerte o la declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges. Por tanto, si Juan opta por la separación, aunque los efectos del matrimonio quedarán suspendidos, el vínculo matrimonial permanecerá. Por el contrario, el divorcio disuelve totalmente el vínculo del matrimonio.

En el caso de Juan, si él prevé una posible reconciliación con su cónyuge, sería recomendable la separación; por el contrario, si Juan considera su decisión definitiva tendría que optar por el divorcio ya que si en un primer momento opta por la separación y más adelante desea divorciarse, tendrá que volver a iniciar otro procedimiento igual o similar.

Independientemente de que Juan se decida por el divorcio o la separación, caben dos opciones: el procedimiento de mutuo acuerdo o el contencioso.

  • Separación o divorcio de mutuo acuerdo

Este procedimiento es más rápido y económico. Rápido porque Juan y su cónyuge se pondrán de acuerdo en cuestiones que de lo contrario se discutirían en sede judicial y económico porque tan sólo necesitarán un Abogado para ambos. Además, emocionalmente, es un procedimiento preferible ya que, sobre todo en el caso de tener niños, un contencioso es siempre más duro.

El procedimiento se inicia con la presentación de una demanda por parte de los dos cónyuges conjuntamente o por parte de uno de ellos con el consentimiento del otro.

La demanda tiene que estar acompañada por una propuesta de convenio regulador, donde se regularán todos los aspectos personales o patrimoniales de los cónyuges (cuestiones sobre los hijos, posible pensión compensatoria, el uso de la vivienda familiar, la liquidación del régimen económico matrimonial, etcétera). En Cataluña, si los cónyuges tienen hijos comunes que están bajo su potestad – como es el caso de Juan – el convenio regulador debe contener un plan de parentalidad. Resumidamente, un plan de parentalidad es un documento donde los progenitores que van a separarse / divorciarse concretan todos los aspectos necesarios para la guarda, el cuidado y la educación de sus hijos.

  • Separación o divorcio contencioso

El procedimiento se inicia con la presentación de una demanda por parte de uno de los cónyuges frente al otro. Ésta deberá contener la solicitud de separación o divorcio, la regulación sobre la guarda y custodia de los hijos, el régimen de visitas a favor del cónyuge no custodio, la pensión de alimentos, el uso del domicilio conyugal, la posible pensión compensatoria y la liquidación de los bienes del matrimonio.

Una vez el otro cónyuge recibe la demanda, debe contestar a la misma y oponerse a todas las cuestiones con las que no esté de acuerdo. A partir de este momento2, se fijará por el Juzgado un día para el Juicio y, posteriormente, el Juez dictará la correspondiente Sentencia donde resolverá las peticiones de las partes.

Como es un tema muy amplio, el próximo martes hablaremos sobre las custodias y el uso del domicilio familiar.


1 Existe la posibilidad de la nulidad matrimonial.

2 Cabe la posibilidad de solicitar medidas provisionales para que se regule la situación de determinados aspectos (guardia y custodia de los hijos menores, régimen de visitas, atribución del uso del domicilio familiar, etcétera) mientras se tramita el procedimiento de separación o divorcio.